Cocina y Comedor

Mejores Máquinas Helados 2018

En pleno verano y sin la mejor máquina de hacer helados en casa, te ayudamos en tu decisión de compra

Las cosas han cambiado mucho en los últimos años y aunque durante nuestra niñez molaba mucho congelar el jugo de frutas de la merienda en el refrigerador, nuestros hijos posiblemente son un poco más exigentes que nosotros y casi sin saberlo nos obligan a considerar la idea de máquina de helados.

Es claro que un trozo de hielo con sabor a frutas no le llega ni a los tobillos al producto semiprocesado que sale de una máquina heladera, y aunque eso pueda representar un golpe duro de encajar para nostálgicos como nosotros, con algo de suerte podemos llegar a enamorarnos también de estos nuevos helados y de paso, acercarnos un poco a nuestros hijos.

No obstante, antes de persignarte y pensar en tu banquero frotándose las manos mientras inviertes una buena pasta en una heladera eléctrica nueva, voy a darte toda la información que necesitas tener a tu disposición para tomar la mejor decisión de compra. Lo importante será siempre que conozcas tus necesidades reales y que no te abalances ciegamente hacia las ofertas.

A continuación te presentaré en detalle una serie de variables que deberías considerar mientras exploras el mercado, te contaré cómo tratar adecuadamente a tu máquina heladera para prolongar su vida útil, te explicaré cómo funciona uno de estos aparatos, y por supuesto, aprovecharé para darte algún contexto histórico sobre el origen de estos aparatos y la forma en que se hicieron un espacio en nuestras vidas.

Un poco de historia

Aunque desde los albores de la humanidad se ha recurrido al hielo y la nieve para congelar las bebidas elaboradas con base en agua y el zumo de frutas, se estima que el origen geográfico del helado tal como lo conocemos hoy se ubica en China, y que fue desde allí que se filtró culturalmente a La India, Persia y finalmente a Grecia y la cultura latina.

Mucho tiempo tuvo que pasar sin embargo, para que en Occidente se abriera la primera heladería, no fue sino hasta el año 1660 que se inauguró la primera heladería en París, Francia. Su propietario fue el siciliano, Francisco Procope, quien en su momento se convirtió en uno de los favoritos de la corte.

La textura cremosa de los primeros helados se logró gracias a un proceso conocido como crioscopia, en el que se utiliza un recipiente rodeado de una mezcla hielo y sal a bajas temperaturas. Todo lo que hay que hacer es batir una bebida azucarada y esta se congelara generando una especie de crema. En principio todos los helados se hicieron con frutas, pero con la llegada de la pasteurización se incorporó de manera gradual la leche.

Sin embargo, no fue sino hasta 1913 que se desarrolló la primera máquina de helados moderna, a la que su inventor bautizó ‘mantecadora’. Se trataba básicamente de una heladora conformada por un mecanismo continuo que constaba de un gran cilindro enfriado cuyas aspas y barren las paredes del contenedor a gran velocidad creando la crema consistente que conocemos.

Como puedes darte cuenta, el helado hace parte de la dieta de la humanidad desde mucho antes de lo que podrías imaginarte. Hacer tus propias mezclas en casa sin lugar a dudas le agregará mucha diversión a tu cocina y te permitirá hablar con tus hijos sobre temas que de otra manera sería difícil abordar. Yo por ejemplo uso la máquina para hablarles desde la nutrición hasta de la historia de Persia y la forma como endulzaban con miel los primeros helados. Es sólo cuestión de que aguzar tu ingenio y arriesgarte a hacer cosas que otros padres no han pensado todavía.

¿Cómo funciona una máquina de helados casera?

Las heladeras domésticas funcionan casi todas gracias al mismo principio. Se trata básicamente de una suerte de dispositivo giratorio que enfría en contenedor en cuyo interior se ha vertido una mezcla que eventualmente se convertirá en una crema congelada. No importa si estamos hablando de las mejores heladeras o de heladeras baratas, todas responden exactamente a las mismas leyes de la física.

Para que sea posible la fabricación de helados caseros con heladera nuestra máquina cuenta con tres partes como mínimo:

  • El tambor externo
  • El contenedor y
  • Un motor o pieza central, que generalmente se moverá al interior del tambor removiendo y redistribuyendo la mezcla

Considera siempre que en la medida en que más se agite la mezcla más cremosa se vuelve.

Hay dos modalidades de enfriamiento de este tipo de máquinas, el más tradicional y que es una herencia directa de las heladerías antiguas es con hielo empaquetado con sal de roca, que además de disminuir su punto de congelación, hace que el hielo esté más frío. Este producto suele emplazarse entre el tambor y el recipiente y debe ser reemplazado en la medida en que se derrite.

Sin embargo, las máquinas de las que voy a hablarte más adelante, utilizan un sistema de enfriamiento eléctrico, que es mucho más cómodo porque automatiza esta laboriosa tarea y te libera para que puedas hacer otras cosas. Un compresor hará la tarea de manera aún más rápida, pero los productos que incorporan esta característica suelen ser un poco más costosos.

No importa la opción por la que te inclines, ya verás como hacer helados con heladera en casa puede ser muy divertido, y como tus chicos amarán aprender sobre la forma en que operan estas máquinas. Es muy importante que recuerdes que si ves una heladera con compresor barata, revises las opiniones de usuarios sobre la marca y el modelo para no llevarte una sorpresa.

Es hora de hablar de dinero

No te agradará saber que el rango de precios en este mercado va desde los 35 hasta los 250 euros, razón de más para abrir bien los ojos y sincerarnos con nuestras necesidades y ambiciones culinarias. Te imaginarás que no puedes hacer lo mismo con una y otra máquina, sin embargo, te aseguro que todos los modelos cumplen su función primaria, fabricar helados caseros.

Comprar heladera no debería ser una decisión tan difícil, sin embargo si quieres ahorrar, es posible que puedas cazar ofertas de hasta el 70% en algunas de las plataformas de comercio electrónico más populares. Como comprador experimentado te recomiendo que esperes a los famosos cyber lunes o black fridays para hacerte de tu máquina de helados.

Recuerda que los precios de heladeras no dependen exclusivamente de las características del producto que estás comprando, sino también del momento en que lo estás comprando. Así que si decidiste dejar tu compra justo para el verano, descubrirás con estupor que la misma máquina que ayer costaba 35 euros en oferta, hoy te cuesta aproximadamente 120. Una movida nada grata de los comerciantes, pero así funciona esto.

Finamente las heladeras precios pueden desanimarnos en principio, pero te garantizo que se trata de una muy buena inversión, no sólo porque a veces comprar dos cucuruchos diario en la heladería local durante todo el verano puede salirnos lo mismo que la mejor máquina del mercado, sino porque un electrodoméstico de esta naturaleza, puede crear dinámicas de interacción al interior de nuestra familia que terminarán por acercarnos a nuestros seres amados.

Filtrando las opiniones de los usuarios

Hoy en día cualquier loco con una computadora puede opinar de lo que sea, y yo recientemente descubrí que existe una círculo semi-vicioso de reseñas de compradores que hablan maravillas sobre determinadas marcas y que a la hora de la verdad, resultan ser comentarios pagados para llevarte a tomar una decisión de compra.

No obstante, en heladeras opiniones es fácil diferenciar un comentario de alguien que no tiene la más remota idea de lo que está hablando, de un comprador que en efecto se tomó la molestia de compartir su experiencia con nosotros y de quien podemos aprender muchísimo, presta atención a los detalles.

Desconfía en general de las opiniones con cinco estrellas o con una sola. Se trata en ambos casos de comentarios emocionales de poco contenido crítico, o que en el mejor de los casos reseñaran vagamente su experiencia negativa con el servicio de envíos o con el funcionamiento de su máquina durante los primeros días.

Guíate por lo que dicen los usuarios que calificaron el producto con tres o cuatro estrellas. Por regla se trata de usuarios que no tuvieron una mala experiencia con el servicio de reparto y que han esperado un tiempo prudencial para reseñar el funcionamiento del producto. En estas opiniones encontrarás exactamente lo que necesitas leer de tu nueva heladera.

¿Cuál es la mejor mejor máquina de helados para mi?

Puede parecer una nimiedad, pero es importante que consideres del espacio disponible en tu cocina antes de aventurarte a hacer una inversión de 200 euros que te cause problemas de almacenamiento. A continuación te presentaré algunos aspectos que deberías considerar antes de comprar tu heladera para hacer helados.

Hay una diferencia enorme entre una máquina que ocupa aproximadamente 20 centímetros cúbicos, es decir, una máquina cuyas medidas son 20 X 20 X 20 centímetros y una que ocupa unos muy contundentes 50 centímetros cúbicos, así que si haces tu compra por internet, te recomiendo que consideres las dimensiones del producto con atención para que no te lleves una sorpresa desagradable.

A veces el peso también podría ser una variable determinante, créeme que al menos en una cocina como la mía que funciona prácticamente como el sistema solar y todo órbita entre los gabinetes y el mesón, una máquina para hacer helados que pese 1,5 kilogramos, resultará siempre más deseable que una que pese 13 kilogramos, pero ese es mi caso, siempre dependerá de la forma en que tengas organizado tu espacio y en la que funcionen las cosas en tu casa.

Recuerda que hablamos de un producto que aunque posiblemente tenga piezas plásticas, debe por reglamentación estar libre de BPA, es muy importante que te asegures de que el fabricante te garantice esta característica. De lo contrario, estarías haciéndote con un producto que podría poner en riesgo tu salud y la de tu familia.

Si tienes en cuenta las anteriores recomendaciones, será muy difícil fallar a la hora de tomar tu decisión de compra, aún si la tomaste valiéndote solamente de las fotografías y de las descripciones de los fabricantes. A continuación te voy a dar algunos consejos para que le des el mejor mantenimiento posible a tu máquina de helados y estires al máximo posible su vida útil.

Recomendaciones generales para aprovechar al máximo nuestra heladera casera

Sabemos por experiencia propia que el sentido común es el menos común de los sentidos, sin embargo, no porque a veces seamos un poco imprudentes tenemos que echar a perder una máquina de helados en la que hemos invertido 200 euros y que si sabemos utilizar llenará de momentos felices nuestra vida.

La primera recomendación es que procures lavar todas las superficies de la heladera una vez hayas terminado de usarla. Sé que puede ser una pega tener el estomago lleno de helado y tener que pensar en la limpieza, pero tu máquina te lo agradecerá, el desgaste por abrasión de las superficies será mucho menor si no tienes que frotar demasiado para limpiarla.

En mi caso en particular funcionó de maravilla enseñarle a mis hijos cómo operarla, aunque sólo tienen 6 y 7 años respectivamente, a veces están por su cuenta y es preferible que sepan lo que están haciendo a que por miedo o impericia terminen arruinando la máquina. Es exactamente el mecanismo contrario al que aplicó con algunos de nosotros cuando nuestros padres llevaron el primer ordenador a casa. Debemos generar confianza en ellos, la heladera no se va a descomponer por pulsar sus botones.

Los manuales de instrucciones tienen un propósito. Sé que parece que no, pero si el fabricante se molesta en pagarle a un redactor para que escriba un instructivo, es porque hay información que quizás no puedes adquirir por osmosis al adquirir tu heladera. Muchas veces el mal funcionamiento de nuestros electrodomésticos se debe justamente de que no sabemos operarlos.

Finalmente, recuerda que si vas a abrirle un espacio en tu casa a una máquina nueva, tratarla con cariño y respeto siempre funcionará. A lo mejor suena un poco raro, pero tener una relación intima con mis utensilios de cocina me ha funcionado de maravilla a la hora de prolongar su vida útil, más que herramientas son mis aliados a la hora de preparar la comida con la que alimento a mi familia. Lo cual no es bajo ninguna luz una cuestión menor.

En conclusión

Han de gustarnos mucho los helados para considerar aventurarnos en esta nueva compra, es eso, o simplemente hemos decidido experimentar en casa con las bondades que puede tener hacer nuestras propias mezclas. Sea la razón que fuere la que nos llevó a considerar hacernos de una máquina de helados casera, ya sabemos todo en casi todo lo que necesitamos saber.

Recuerda que si quieres ahorrar en la compra de este producto no deberías esperar hasta que llegue el verano, generalmente los productos de mayor demanda durante la temporada de calor tienen un precio más alto. Hacerte de una máquina de helados en pleno diciembre podría ahorrarte algunos euros, aunque no parezca una compra muy razonable en ese momento.

Si el precio es una variable que contemplas con preocupación, los cyber lunes así como los black fridays son la ocasión perfecta para hacer una pequeña expedición digital y encontrar los mejores precios. Una compra impulsiva o imperiosa, por regla siempre nos dará peores resultados que una compra razonada y sin apuros.

Comprar la máquina más costosa no necesariamente es la mejor opción. Si eres una mujer de cincuenta o más cuya fuerza muscular ha empezado a mermar ya, como mi madre, y que tampoco goza de un espacio demasiado amplio en la cocina, como mi madre también, descubrirás que una máquina de 13 kilogramos de peso a la que tienes que levantar y poner cuidadosamente en un gabinete 50 centímetros por encima de tu cabeza, puede ser una tarea demasiado demandante.

Basta ya de excusas, a continuación te presentaré cinco de los modelos más populares de máquinas de hacer helado, estoy seguro de que alguno de ellos se adaptará perfectamente a tus necesidades como usuario y convertirá tu cocina en una auténtica estación para hacer helados de fruta deliciosos. Serás la sensación del verano.

 

1. Aicok 91371 Revisión

Hablamos de uno de los fabricantes de electrodomésticos mejor reputados en toda la Unión Europa, razón por la que contaremos con el respaldo de una casa matriz que se preocupa por brindar un muy buen servicio al cliente y que extiende a sus clientes una garantía de 24 meses a partir del momento de la compra. Sin lugar a dudas la experiencia de compra nos resultará casi siempre muy favorable.

Ventajas: Además de la garantía y de contar con una capacidad de 1,5 litros, no nos tomará más de 20 minutos hacer los más ricos helados o sorbetes que podamos imaginarnos. Su diseño es súper deseable para los padres que quieran iniciar a sus pequeños en la cocina, la ventana transparente nos permite ver la forma en la que entran los ingredientes y se mezclan mientras se convierten en nuestro postre. Es una de las máquinas más económicas y ligeras disponibles en el mercado, probablemente la que ofrece una mejor relación costo – beneficio.

Desventajas: Es un defecto generalizado al que deberían prestar atención los fabricantes y los distribuidores en general, en España hablamos español, bueno y otras tantas lenguas más, pero sería bueno que el producto nos llegase a casa con un manual de instrucciones que pudiéramos leer. Este detalle se agrava cuando entramos en la página web del fabricante y descubrimos que tampoco el manual está en español allí. Varios usuarios se quejaron de las dificultades que presentó para ellos el diseño a la hora de limpiar el contenedor donde se vierte la mezcla.

 

2. Unold 48840 Polar Revisión

Quizás no se trate de una casa de electrodomésticos con una reputación que la preceda, pero lo cierto es que los comentarios de sus compradores parecerían sugerir que Unold hace las cosas bastante bien, y al menos en el caso de este producto en particular tienen que haberse esmerado mucho, no sólo por el precio que hemos de pagar si queremos hacernos con una, sino porque no es posible un sólo comentario negativo sobre el funcionamiento de su máquina de hacer helados.

Ventajas: Hablamos de una heladera con compresor incorporado, razón por la cual no deberemos enfriar previamente ningún componente de la máquina, sin embargo, aunque tiene un aspecto propio de la era espacial, es en realidad un electrodoméstico muy fácil de operar, de hecho abundan los comentarios de compradores satisfechos que aseguran que los entregaron como regalo a sus hijos y que la experiencia de usuario ha sido totalmente satisfactoria.

Desventajas: Es costosa, muy costosa. Esta máquina de helados cuesta en promedio ocho veces lo que pagaríamos por el modelo más económico disponible en el mercado. Ademas se trata de un producto ciertamente grande, por lo cual sería deseable disponer de mucho espacio en nuestra cocina si es que vamos a convertirla en parte de nuestra familia durante el verano. Según un segmento muy específico de usuarios, es prácticamente imposible hacer helados veganos en una de estas máquinas, debido a que la configuración del aparato funciona sobre el supuesto de que todos los helados se hacen con productos de origen animal.

 

3. H.Koenig HF180 Revisión

No es un cliché que los alemanes sepan de electrónica e ingeniería, es casi un hecho matemático que muchas de las mejores casas de electrodomésticos y herramientas nacieron en Alemania, y pues bien, H. Koening no nos defraudará con su producto de excelente factura y buena calidad, eso sí, parece que esta máquina ha comido de más, porque al peso propio del compresor deberemos agregar el de su cuerpo hecho en acero inoxidable, sumando casi 10 kilogramos.

Ventajas: Además del compresor integrado, que nos asegura que no tendremos que enfriar el tambor previamente en nuestro refrigerador, contaremos con una función de mantenimiento del frío que prolongará la vida de nuestros helados a lo largo de cualquier tarde de verano. Se trata además de un electrodoméstico inusualmente silencioso y lo que es mejor, el fabricante nos garantiza que está totalmente libre de BPA. Muchos usuarios reseñaron con entusiasmo lo práctico que resultó a la hora de lavarlos, y la posibilidad de desmontarlos y ponerlos en el lavavajillas.

Desventajas: 10 kilogramos de peso pueden resultar muchos a la hora de almacenar nuestra máquina de hacer helados en un gabinete alto. También debemos considerar que se trata de un electrodoméstico voluminoso, razón por la cual si no podemos acomodarlo con facilidad en el mesón de la cocina, se convertirá en un tótem difícil de manejar y nos causará más de un dolor de cabeza. Según algunos compradores, el cable podría resultar un poco corto para la configuración de sus cocinas.

 

4. Duronic IM540 Revisión

Desde el momento en que ves su precio puedes suponer que se trata de una heladera sin compresor, pero no dejes que esta característica te engañe, se trata de hecho de un producto con muy buena reputación entre sus compradores, no sólo porque ofrece una muy buena relación costo – beneficio, sino porque cumple con lo que promete, hace helados caseros en un periodo de tiempo bastante decente y los hace bien. Puede tratarse de tu primera incursión en el mundo de los helados caseros, si te resulta emocionante ya podrás invertir más dinero en una segunda máquina más adelante.

Ventajas: Si no disponemos de 200 euros para invertir en nuestra nueva máquina de helados, esta puede ser una muy buena inversión. Por supuesto se trata de un modelo bastante liviano elaborado en plástico y que no nos causará mayores dificultades de almacenaje. Su funcionamiento en condiciones normales nos garantizará helados cremosos y ricos en cuestión de 20 o 30 minutos dependiendo de nuestra mezcla.

Desventajas: La desventaja de no tener un compresor es que deberemos enfriar por nuestra cuenta el tambor dentro de nuestro refrigerador regular, lo cual puede ser incordioso, sobre todo si tenemos el congelador lleno con los productos cárnicos de la compra del mes. Además su cuerpo plástico puede resultar algo frágil y podría quebrarse si le damos un uso demasiado intenso a nuestra máquina de hacer helados. Algunos usuarios reseñaron negativamente el diseño y las dificultades que tuvieron a la hora de desmontar el producto para limpiarlo después de haberlo utilizado.

 

5. Unold De Luxe Revisión

Ya sabemos lo que significa que cualquier fabricante de electrodomésticos logre posicionar dos productos en un listado de cinco. Significa que algo está haciendo muy bien, y los señores de Unold definitivamente saben hacer buenas máquinas de helados. Eso sí, en ninguno de los casos hablamos de productos baratos o livianos, estamos hablando de una máquina de más de 200 euros y de unos muy consistentes 13 kilogramos.

Ventajas: El compresor nos ahorrará muchísimos pasos extra y cuando adquirimos un producto de estas características sabemos que podemos increpar al fabricante en caso de desperfecto. Probablemente por eso contaremos con 2 años de garantía a partir del momento de la compra. El diseño de esta máquina nos asegura que será muy sencillo limpiarla después de utilizarla y lo mejor de todo, podremos poner las piezas plásticas en el lavavajillas sin preocuparnos de nada. Se trata de una máquina muy silenciosa y eficiente, bastarán entre 20 y 30 minutos, dependiendo de nuestra mezcla, para que podamos disfrutar de los helados caseros más ricos que podamos imaginarnos.

Desventajas: Además del precio, existe el rumor entre la comunidad de compradores de que circuló un lote defectuoso con el código 201410 en el que ninguna de las máquinas funcionaba correctamente. Al parecer se trató de un problema con el compresor que al verse desprovisto de gas en lugar de enfriar el aparato, lo recalentó. Más allá de esta experiencia negativa, circunscrita a un contexto específico, no hay comentarios negativos que reseñar.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close